A medida que envejecemos, el uso y desgaste de nuestro cuerpo va produciendo el desarrollo de algunos problemas y enfermedades en partes como nuestra columna vertebral, una de esas enfermedades es la radiculopatía cervical. La cual destaca por ser una irritación de los nervios del cuello. 

Esta irritación de los nervios causa dolores en el cuello, los brazos y puede llegar a extenderse a las manos y los dedos. Se puede manifestar a través de dolores, hormigueos o debilidad muscular en los brazos y en las manos.

Causas de la radiculopatía cervical

Suele producirse por los cambios degenerativos que produce el envejecimiento en la columna vertebral. A medida que nuestros discos intervertebrales se desgastan, pierden altura y comienzan a sobresalir, lo que los lleva a colapsar. El cuerpo responde a esto creando nuevas formaciones de hueso que pueden llegar a obstruir las raíces nerviosas de la médula espinal, haciendo que se produzca la radiculopatía cervical.

Síntomas

Los síntomas más comunes de la radiculopatía cervical son:

  • Dolor cervical, puede manifestarse a través de sensaciones de hormigueo o entumecimientos.
  • Dolor en los brazos y manos.
  • Pérdida de movilidad cervical.
  • Debilidad en los músculos, cuello, hombros, brazos y manos.
  • Pérdida de sensibilidad

¿Qué tratamiento tiene la radiculopatía cervical?

Si bien buena parte de los pacientes de radiculopatía cervical suelen mejorar con el tiempo sin llegar a la necesidad de tratamiento, es importante no saltarse el tratamiento y ser diagnosticado por un profesional, ya que la forma de manifestarse varía por cada paciente.

En algunos, el dolor suele irse por completo en cuestión de días o semanas. Sin embargo, también puede regresar en cuestión de poco tiempo o sencillamente no mejorar sin tratamiento alguno. Existen dos tipos de tratamientos para la radiculopatía cervical:

  • Tratamiento no quirúrgico: es el inicial para la mayoría de los pacientes y el más común, los tratamientos no quirúrgicos más comunes suelen ser la fisioterapia y la aplicación de un cuello cervical de velcro que límite los movimientos del paciente. También algunos medicamentos pueden ser de gran ayuda.
  • Tratamiento quirúrgico: no suele ser común, pero si después de un tiempo los tratamientos no quirúrgicos no funcionan en el paciente, se recurre a una cirugía para tratar la radiculopatía cervical. Esta dependerá de las condiciones de cada paciente y el procedimiento médico recomendado.

Si sufres de alguno de los síntomas mencionados anteriormente y estás interesado en someterte a un tratamiento de fisioterapia para tu radiculopatía cervical, en nuestra Clínica de fisioterapia Poyet estaremos encantados de ayudarte. Contamos con un equipo de fisioterapeutas profesionales para tratar las necesidades de cada paciente. 

Call Now Button