Una contractura puede presentarse en cualquiera de los músculos de nuestro cuerpo, y padecerla suele ser más común y simple de lo que parece. Factores como el estrés o el exceso de movimientos en la zona son causas directas de una contractura. Una de las más comunes es la contractura en el trapecio, ya que esta zona suele soportar mucho peso y está relacionada con la activación de algún punto gatillo en la zona. 

¿Quieres saber cómo tratarla? Aquí te explicaremos todo lo que debes saber.

Causas de la contractura en el trapecio

El trapecio es un músculo muy importante, este inicia en el cráneo y se extiende por la columna vertebral hasta llegar a la espalda media. Por lo que si llegas a tener una contractura en el trapecio, no tardará en manifestarse en toda la zona de tu espalda y cuello. 

Nadie está exento de padecer una contractura y en el caso de los trapecios, suele aparecer por malas posturas rutinarias como estar mucho tiempo en la misma posición, ya sea parado, sentado o acostado. 

Pasar muchas horas con una posición fija con la cabeza y el cuello bajo tensión es un generador silencioso de esta contracción del músculo. También suele ser común en trabajos que exijan mucho esfuerzo físico o en personas que cargan mucho peso en el gimnasio.

Puntos gatillo

Los puntos gatillos son zonas de los músculos de alta tensión capaces de dar dolor en áreas específicas y en zonas referidas, es decir, otros músculos cercanos. Estos puntos gatillo se encuentran en bandas de tensión muscular y se perciben palpando la zona cuando hay dolor presente.

Estas bandas de tensión muscular están presentes en todo nuestro cuerpo y en el caso de la contractura en el trapecio sus puntos gatillos son mucho más frecuentes. Si hay una contractura, estos puntos gatillo se manifestarán con alta tensión por toda la espalda superior llegando hasta el cráneo. Produciendo así dolores muy fuertes y siendo el causante de que cuando hay una contracción en el trapecio sean demasiado frecuentes los dolores de cabeza.

¿Cómo tratar los puntos gatillo y la contractura en el trapecio?

Lo primero que debes tomar en cuenta es que si quieres evitar desarrollar una contractura en el trapecio, lo ideal sería realizar descansos rutinarios para caminar. Sobre todo si tienes un trabajo en donde debes permanecer sentado durante mucho tiempo. 

Si eres una persona que suele cargar mucho peso en el gimnasio, debes cuidar mucho tu técnica y evitar sobre todo movimientos bruscos en el cuello mientras estés cargando ese peso.

Si bien los puntos gatillos son los mayores causantes de dolor en una contractura en el trapecio, también serán las zonas principales a tratar para eliminar el dolor. 

Existen diversas técnicas para tratar los puntos gatillo, que van desde masajes y remedios caseros a tratamientos especializados de fisioterapia. Te comentaremos algunas de las formas de tratar la contractura en el trapecio y sus puntos gatillo:

1. Aplicar calor

Este es un remedio que puedes hacer desde casa, que si bien no eliminará el dolor si ayudará a aliviarlo. El calor en la zona afectada genera una dilatación de los vasos sanguíneos de los puntos gatillo, favoreciendo la llegada de sangre a todos los músculos de la zona, consiguiendo una menor tensión muscular y alivio del dolor.

2. Masajes de fisioterapia

Los masajes son una de las técnicas más solicitadas cuando hay dolor en una zona como la espalda. La aplicación de masajes por profesionales en fisioterapia provoca un aumento de la circulación sanguínea en la zona, limpiándola de los desechos generados por los procesos celulares que están generando el dolor. 

3. Punción seca

La punción seca es el tratamiento de fisioterapia para tratar puntos gatillos por excelencia. Este efectivo tratamiento consiste en una técnica invasiva enfocada en eliminar los puntos de dolor muscular mediante la aplicación de agujas.

Se utilizan agujas especializadas muy finas y casi imperceptibles, estas se introducen en la zona del punto gatillo para así estimular al músculo de forma mecánica. Consiguiendo  aumentar el flujo de sangre en la zona y aliviar el dolor. 

Es una técnica muy eficaz para desactivar los puntos gatillo y eliminar gradualmente la contractura del trapecio. Lo ideal es que estas técnicas sean realizadas por profesionales en fisioterapia para evitar malas prácticas y conseguir la mayor efectividad posible. 

Si estás interesado en un tratamiento para tratar tus puntos gatillos relacionados a una contractura en el trapecio, en nuestra clínica de fisioterapia Poyet contamos con un equipo de fisioterapeutas especializados en este tipo de técnicas. Nuestros años de experiencia como fisioterapeutas te garantizan un buen servicio, contacta con nosotros para más información.

Call Now Button