Al momento de sufrir alguna incomodidad, afección o molestia es usual que los pacientes se pregunten si asistir antes un fisioterapeuta, osteópata o masajista. Esto se debe al desconocimiento de las funciones, métodos y técnicas que practica cada una de estas disciplinas. 

Por ello, además de contarte las diferencias entre fisioterapeuta, masajista y osteópata, te diremos cuándo acudir ante alguno de ellos. Desde el Instituto Poyet nos preocupamos por ofrecer la mejor atención a nuestros clientes, además de contribuir con la información necesaria y oportuna ante cualquier eventualidad.   

La salud y la calidad de vida no debe estar en discusión, por lo que tratar el cuerpo humano y sus afecciones de forma idónea garantizará la salubridad que todos necesitan. Por ello te aclaramos los conceptos y funciones de cada una de estas especialidades.  

¿Qué es un fisioterapeuta?

La fisioterapia es una rama sanitaria cuya función recae en recuperar, prevenir y tratar las diversas patologías que puedan presentar los pacientes. El fisioterapeuta obtiene las herramientas necesarias para rehabilitar y mejorar cualquier lesión, patología o dolencia. Gracias a sus conocimientos puede tratar diversas afección relacionada con huesos, tendones, ligamentos y músculos. 

Además, es necesario resaltar que según la dolencia el especialista deberá aplicar diversas técnicas. 

Técnicas empleadas por los fisioterapeutas

Aunque son muchas las técnicas que podría emplear un fisioterapeuta para aliviar los síntomas de sus pacientes, entre algunos de los tratamientos más populares se encuentran:

  • Cinesiterapia: se basa en la movilización y puede emplearse de forma activa, activa residida o pasiva. Su intención es prevenir y tratar las diversas lesiones o patologías del paciente. 
  • Masoterapia: consiste en la aplicación de masajes, cuyo objetivo principal recae en movilizar las estructuras blandas que se encuentren lesionadas a través de la fricción. Además, previene dolores o futuras molestias en el tejido blando. 
  • Electroterapia: se emplea electricidad con el fin de prevenir y de rehabilitar patologías o lesiones.

Además de estos tratamientos se encuentra la mecanoterapia, termoterapia, crioterapia, drenajes linfáticos, entre otros. Siendo métodos para contrarrestar, prevenir o disminuir consecuencias traumatológicas, deportivas, reumatológicas, geriátricas, ortopédicas, cardiovasculares, neurológicas o respiratorias. 

¿Qué ofrece la osteopatía y por qué elegirla?

El profesional en osteopatía tiene como objetivo restaurar la movilidad de las diversas estructuras, tejidos y órganos del cuerpo. Para hacerlo la osteopatía en Sevilla indaga el origen o causa de una lesión, gracias a una consideración especial del cuerpo, en donde se transforma en estructuras anatómicas perfectamente conectadas. Por ello su labor consiste en conseguir el restablecimiento de todas estas estructuras. 

Tratamientos que caracterizan a la osteopatía

Aunque la manipulación es una de las técnicas más asociadas a los osteópatas, se emplean diversos tratamientos, los cuales se dividen en nivel estructural, visceral o craneal. Dicho esto, la diferencia con la fisioterapia queda clara, pues la primera se centra en tratar la zona de región lesionada, mientras que el osteópata va a tratar todo el cuerpo con la intención de buscar el origen o causa de la lesión. 

Por otra parte, no emplea ningún tipo de artefactos eléctricos, sus únicos instrumentos son el conocimiento pleno del funcionamiento del cuerpo y sus manos. 

¿Cuál es la función de un masajista?

Finalmente, en el caso de los masajistas, no deben prepararse de forma universitaria como el osteópata o fisioterapeuta. De hecho, estas técnicas no se reconocen como una disciplina sanitaria sino más bien de relajación y disfrute. 

Bajo esta realidad se puede encontrar este tipo de servicios en centros de estética, spa o balnearios. Es decir, no poseen la competencia para atacar lesión alguna.  Si deseas saber más sobre estos tres especialistas, contacta con nosotros. 

Call Now Button